sábado, 2 de marzo de 2013

El velo pintado, de Somerset Maugham




Como ya os comenté hace un par de meses, siento debilidad por Somerset Maugham y era por tanto para mí impensable escribir sobre literatura sin comentar sus obras. Tampoco penséis que se trata de una lectura reciente, pues leí El velo pintado hará ya un año pero,  aunque parece  ser una obra menor dentro de su extensa producción, la historia me encantó.

Kitty considera que con 25 años y su hermana menor ya prometida es hora de casarse, y para ello escoge a un candidato que parece conveniente: Walter, un médico bacteriólogo del que no está enamorada y que vive en Shangai. Allí Kitty tendrá una aventura con un vicecónsul americano, lo que lleva a Walter a tomar la decisión de trasladarse con su mujer a un recóndito pueblecito chino en pleno brote de cólera.

Lo que más me ha gustado de esta novela es que no es lo que parece y no responde a ningún estereotipo. Aunque pueda presentar a su protagonista como una joven frívola y caprichosa, vamos viendo el camino de Kitty hacia una madurez que le hace replantearse su vida. Y su final no es nada típico.

Curioso me parece el tema del título, que está traducido literalmente y parece no tener mucho sentido en español. Ya resulta una costumbre  en Maugham el usar títulos crípticos para sus obras, y este caso no iba a ser menos. Intentando averiguar el significado de "the painted veil" he leído varias cosas, en primer lugar que la expresión está sacada de un soneto de Percy Shelley, pero también que puede hacer alusión al velo de una novia, normalmente blanco, que al estar pintado representa algo que no es puro, quizás haciendo alusión a toda una sociedad corrompida. No me parece desencaminada esta interpretación, ya que los colores tienen cierta importancia en la novela (por ejemplo, las monjas que Kitty conoce en la pequeña localidad china visten completamente de blanco).


La última adaptación cinematográfica del mismo título, El velo pintado, aunque es en algunos aspectos fiel a la novela, termina alejándose en su trama por completo, pero el resultado igualmente está a la altura. No os desvelaré mucho, pero sí os diré que Kitty decide hacer borrón y cuenta nueva con su matrimonio de una manera algo distinta, y el resultado es una historia de amor nada convencional.

Para mí hay varias razones para ver la película, pero sobre todo destaco sus paisajes y la química que hay entre sus protagonistas, Edward Norton y Naomi Watts, cuya extraña relación termina siendo muy convicente.

Y por supuesto, os animo también a leer la obra de Maugham por una sencilla razón: porque es eso, una obra de Maugham.




3 comentarios:

  1. Con este libro no creo que me anime. Sí, quizá, con la película.
    Besos,

    ResponderEliminar
  2. Pues yo vi anunciar la peli y me dormi luego desperte y me di cuenta de que me la habia perdido ....entonces me puse a rebuscar y la vi por internet y en dos palabras ...me encanto....la vi en ingles y español ...luego m compre el libro y m desencante un poquito...no os dire porque...pero la peli ya es una de mis superfavoritas....y como historia de amor no cambiaria nada excepto el final....me encanta...y los ptotas de diez....besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás el libro choque por su pesimismo, al fin y al cabo prescinde de la historia de amor, pero tampoco sabría decir si prefiero la película... Creo que con el tiempo me han llegado a parecer dos obras totalmente distintas e independientes, y ambas igual de imprescindibles para mí.
      Un saludo, Sonia.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...